Esto es lo que debes comer para mejorar tu sistema inmunitario.

Existen varios alimentos que refuerzan las defensas del organismo, combaten enfermedades y ganan la batalla a las bacterias y virus.

Tener una buena alimentación, un estilo de vida saludable y practicar, al menos, 30 minutos de ejercicio moderado cada día pueden mejorar de forma considerable la salud y hacer que enfermes de forma más ocasional. “Una dieta equilibrada que incluya vegetales, frutas y otros productos naturales es la mejor manera de proveer al sistema inmunitario con las vitaminas y minerales que lo fortalecen”, comenta Emma Williams a ‘BBC’.

A continuación, una lista con cinco alimentos que ayudarán a tu cuerpo a defenderse de posibles invasores que ataquen tu organismo.

Moluscos

Estos animales marinos, que pueden estar cubiertos o no por una concha, contienen zinc, un elemento esencial para las células del sistema inmunitario. Según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, cuando existe una deficiencia de este químico en el cuerpo humano, las células T (o linfocitos), que coordinan la respuesta inmune celular, dejan de funcionar como es debido.

Sin embargo, es importante tener que en cuenta que el exceso de esta sustancia puede inhibir el mecanismo que defiende al organismo de las enfermedades. Según el Servicio de Salud Nacional de Reino Unido, la cantidad diaria de zinc recomendada para las mujeres se encuentra entre 4 y 7 miligramos; y para los hombres, entre 5 y 9 miligramos.

Además, son una fuente esencial de proteínas de alto valor biológico y bajo contenido en grasas y son ricos en minerales. Además, la presencia de ácidos grasos poliinsaturados es fundamental a la hora de evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, al mejillón se le atribuyen grandes cantidades de hierro; un total de 4,5 gramos por cada 100 de carne. Un elemento fundamental para la producción de hemoglobina y favorecer el desarrollo celular.

Ajo

Diferentes investigaciones han comprobado que el ajo tiene propiedades que permiten combatir las infecciones, los virus y los hongos. Las bacterias multirresistentes cada vez constituyen un problema de salud mayor en todo mundo. Un estudio reciente de la Universidad de Copenhague ha descubierto que un compuesto de este alimento, el ajoene, neutraliza los microbios, paraliza su sistema de comunicación y evita que secreten ramnolípidos (tipo de bioactivos) de la toxina que destruye los glóbulos blancos (imprescindibles para el sistema de defensa inmune).

Aunque esto no mata las bacterias, les impide comunicarse con otros microbios, algo que necesitan para reproducirse. Esto permite que los antibióticos y el sistema inmune del cuerpo combatan las infecciones de manera más efectiva.

Aunque se necesitan más estudios para determinar todos los beneficios específicos de esta planta en los seres humanos, otra investigación realizada en países del sur de Europa encontró un vínculo entre la frecuencia en el consumo de ajo y cebolla y un riesgo menor en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Además, los investigadores esperan que el avance pueda combatir la fibrosis quística incurable y las heridas crónicas en personas que padecen diabetes, así como abordar el ‘Staphylococcus aureus’, resistente a la meticilina y otras infecciones hospitalarias frecuentes.

Cereales

Varios estudios científicos sugieren que la deficiencia de vitamina B6, que se encuentra en la avena, el germen de trigo y el arroz, disminuye la respuesta del sistema inmunitario. El suplemento moderado de cantidades que permitan nivelar esa falta, restaura el funcionamiento del sistema inmune. “Los cereales también tienen selenio, que además de beneficiar al organismo, disminuye enfermedades infecciosas en ancianos y ayuda a la recuperación de los niños con infecciones en el tracto respiratorio”, explica Williams.

Investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard afirman que el consumo de fibras de cereal y granos enteros está asociado con un menor riesgo de muerte en patologías crónicas como cáncer, enfermedades cardiorrespiratorias o diabetes, que varía según la dolencia. El estudio apunta a que los granos de cereal completos son una fuente rica de fibra dietética y otros nutrientes como minerales y antioxidantes. Asimismo, la ingesta media de 10,22 gramos al día de fibras de cereal se asocia con una reducción del 19% de riesgo de muerte prematura en comparación con aquellos que consumen una media de 2,02 diarios.

Cítricos

Existen varias investigaciones que aseguran que la vitamina C y los antioxidantes pueden ayudar a prevenir resfriados y reducir la inflamación en todo el cuerpo. Es probable que beber mucha de esta agua durante un largo periodo de tiempo haría notar realmente una diferencia en las inflamaciones, pero es muy difícil medir el impacto en nuestro sistema inmunitario a corto plazo.

El pomelo, la naranja o el kiwi se encuentran en su mejor momento y a un precio más económico durante estos meses. Estas frutas son ideales para prevenir resfriados. Incorpóralos a tus recetas y no te limites a utilizarlas solo como postre. Puedes elaborar salsas con ellos para añadir un toque diferente a las carnes y a los pescados.

En concreto, se puede sacar partido de las cáscaras de los cítricos para multitud de soluciones culinarias como aromatizantes de salsas, en vinagretas como condimento y decoración de ensaladas o para dar aroma y sabor a aceites y preparados de repostería.

Además de que la vitamina C ayuda a tu cuerpo sintetizar los glóbulos blancos, esenciales para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario, la experta en nutrición Dina Gachman explica que el agua con limón “contiene ácido cítrico, málico, acético y fórmico, potenciadores de la acción de esta vitamina y poseedores de una acción antiséptica”, es decir, que ayudan a combatir bacterias y otros agentes patógenos que amenazan al organismo.

Yogur

Al igual que otros productos lácteos fermentados, este alimento tiene probióticos, también conocidos como “bacterias buenas”. Se definen como microorganismos vivos que, cuando se administran en la cantidad adecuada, son capaces de regular la respuesta inmune, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Los probióticos tienen varios beneficios para los seres humanos, entre ellos la prevención de resfriados y gripes, o la disminución de la severidad de los síntomas si la enfermedad no se puede evitar, de acuerdo a un artículo de la Clínica Mayo en EEUU.

Fuente: MSN Salud

 

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author