El cantante habló que no está listo para grabar un nuevo disco y que lo ha puesto en las manos de Dios.

El joven cantante Justin Bieber reveló el lunes (25), que, a pesar de muchas solicitudes del público hacia él de que grabe un nuevo álbum, él dice no está listo para un regreso y ahora se está centrando en su matrimonio y su crecimiento espiritual.

“He leído muchos mensajes diciendo que quieren un álbum. Yo hice giras durante toda mi adolescencia y el comienzo de mis 20 años. Me di cuenta, así como ustedes probablemente también vieron, que yo estaba infeliz en la última gira. Yo no merezco eso y ustedes no merecen eso. Ustedes pagan dinero para venir y ver un show energético, divertido y yo no conseguí dar esa sensación a ustedes al final de la gira“, escribió Bieber en un post en el Instagram el lunes.

En 2017, Bieber decidió rodearse de mentores cristianos, después de haber varios desacuerdos con la policía. En una reciente entrevista a la revista Vogue, él confesó que se vio consumido por su carrera, adicto a Xanax (medicamento usado contra la ansiedad) y perdiendo el control. Esto resultó en la cancelación de una gira internacional para que él pudiera parar y concentrarse para poner su vida en orden.

Desde entonces, el cantante, que se casó recientemente se ha visto asistir regularmente a la iglesia con su esposa, Hailey, mientras difunde de forma activa su fe cristiana en los medios sociales.

“He buscado … estoy buscando, tratando y equivocándome como la mayoría de ustedes, estoy ahora muy enfocado en arreglar algunos de los problemas profundamente arraigados que tengo, como la mayoría de nosotros, para que no se desmorone. Entonces podré sostener mi matrimonio y ser el padre que quiero ser”, continuó Bieber.

“La música es muy importante para mí, pero nada está por encima de mi familia y de mi salud”, dijo.

Bieber dijo que iba a lanzar un álbum lo más rápido posible, pero enfatizó que su carrera y lo que él produce no lo definen más, destacando que ha entregado el control de su carrera a Dios.

“Mi estilo es innegable y mi movimiento es indescriptible, Su amor es sobrenatural, Su gracia es tan confiable … la cima es donde yo vivo. Si hago música o no, es el Rey quien me dice eso”, afirmó.

La transformación de Bieber ha sido ampliamente asociada al mentor que recibió del pastor de Hillsong, Carl Lentz, y del Pastor Judah Smith, de Seattle, en Washington. Los predicadores conocidos son responsables de haberlo traído a su fe y que se bautizara.

A lo largo de los años, su esposa Hailey también fue vista muchas veces en la iglesia de Lentz. El padre de la joven, Stephen Baldwin, es un actor cristiano, que arma que Jesús lo rescató de las drogas. Justin Bieber y Hailey se reconectaron en junio del año pasado, mientras que al cantante estaba en una pausa muy necesaria de su carrera para limpiar su imagen de bad boy.

Desde entonces, Bieber fue visto en Londres, haciendo un concierto de culto improvisado fuera del Palacio de Buckingham y liderando un culto a grandes multitudes en el Coachella.

Tal vez, en el futuro su música pueda venir a contener algunas de sus propias canciones inspiradas en la fe cristiana.

Fuente: Noticiacristiana

 

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest