“Las prioridades las determina Dios y nosotros nos ajustamos a ellas y no al revés”.

La mejor manera para aprender sobre algún asunto es contar con un mentor, es decir, recibir la instrucción de un maestro con experiencia y madurez que nos pueda facilitar el proceso de aprendizaje. La vida se hace más fácil cuando aceptamos que haya mentores a nuestro lado.

En la vida espiritual el pastor de tu Iglesia cumple la función de ser tu mentor; escucharle, aprender de Él, serle fiel, son requisitos para poder recibir la mentoría.
Pero es necesario comprender que aprender de las cosas de Dios no es como una carrera en la que nosotros mismos escogemos temas o que aplazamos materias diciendo cosas como: “Voy a aceptar el llamado del Señor, pero empezaré después de que los niños finalicen los estudios y tenga un buen retiro personal”; aunque la verdad, por mi experiencia te aseguro que ese día no llegará.

El Señor nos necesita hoy activos, porque si no lo hacemos podemos caer en la “desidia espiritual”, o en el “aplazamiento innecesario” causándonos dificultades para avanzar en nuestra vida espiritual.

La obediencia está en directa proporción al cumplimiento del llamado. Si te programas bien vas a tener tiempo para todas las cosas, incluso para las cosas que te gusta hacer
Jesús tuvo tiempo para ir a visitar amigos, aceptar invitaciones a comer, visitar muchos lugares, todo esto sin descuidar su ministerio.

Recibe esta reflexión, “Las prioridades las determina Dios y nosotros nos ajustamos a ellas y no al revés”.
Negarnos a cumplir el llamado nos hace inestables e indeterminados, y esto es exactamente lo contrario del enfoque que Jesús nos dejó como ejemplo a seguir.

Te pregunto ¿Estás poniendo a un lado el llamado que te ha hecho el Señor hasta que tengas un tiempo en tu “ocupada agenda”? o ¿Has preferido dedicarte a los deleites de la vida antes que las cosas de Dios?; ¿Has definido que tus prioridades las determinas tú y no Dios?.

¿Te podrías imaginar en donde estaríamos si Jesús hubiera decidido aplazar su misión para cuando el considerara que era el tiempo correcto?. Pero Él fue obediente. Por eso sin lugar a duda, ¡Jesús es tu principal mentor!, Él quiere llevarte por el sendero del bien, te coloca mentores humanos (pastores, líderes, etc.) quienes te guiarán hacia el cumplimiento del propósito en tu vida… No te niegues, empieza hoy, no lo aplaces.  El Señor quiere lo mejor para ti y esto sólo lo podemos saber si de corazón le seguimos.

Versículo “Ustedes no me eligieron a mí. Más bien, yo los elegí a ustedes, y los he puesto para que vayan y lleven fruto, y su fruto permanezca; para que todo lo que pidan al Padre en mi nombre, él se lo conceda”. Juan 15:16 (RVC)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest